Zapper - Dr. Sci. Bob Beck

Zapper - Dr. Sci. Bob Beck (4Hz)

Comprar

1 Equipo Zapper Dr. Sci. Bob Beck. - Frecuencia 4Hz.
1 Manual de usuario.
1 Cable bipolar con conectores para electrodos.
2 Electrodos autoadhesivos reutilizables.
1 Batería 9V.
1 Bolsa de transporte.

Blood Purifier: Purificador de Sangre / Electro Pulsador
Frecuencia: 4Hz Square Wave Biphasic
Fuente de Poder: Batería 9v
Voltaje: 27V - 54V Pico a pico
Interruptor: On / Off (Encendido / Apagado)
Perilla: Para ampliar la potencia del pulso de 4Hz
Indicador de operatividad: LED rojo/verde
Electrodos: Electrodos con adhesivo conductivo, reutilizable
Cable bipolar con conector para electrodos

Durante más de treinta años trabajó en la investigación de electro medicina. Beck usaba el principio de la electroterapia por medio de micro impulsos – conocido como “purificador de sangre” de Beck - Blood Purifier. El purificador de sangre de Beck produce frecuencias que destruyen enzimas claves en la superficie de microorganismos impidiendo así la reproducción de bacterias y replicación de virus. Su protocolo desarrollado en los años 1991-1997 originalmente estaba planificado para personas contagiadas del virus VIH, sin embargo, se manifestó como eficaz también en el tratamiento de todo tipo de enfermedades infecciosas y también del cáncer.

Detrás del descubrimiento de la liquidación de patógenos por medio de ciertas frecuencias y corriente baja hay dos médicos que inmediatamente hicieron patentar este modo de liquidación de virus, bacterias y otros patógenos en la sangre. Los propietarios de esta patente proponían realizar la electrificación de la sangre por diálisis, cuando la sangre contaminada saliera del cuerpo y volviera procesada por micro corrientes, o por fija implantación quirúrgica de electrodos directamente a la circulación sanguínea.

Bob Beck, electro-ingeniero experto, estudió la patente correspondiente y decidió intentar de duplicar la terapia de un modo no invasivo – es decir, usando la corriente eléctrica desde el exterior sin intervenir en el cuerpo. Decidió aplicar los electrodos directamente a la piel sobre las arterias que pasan lo suficientemente cerca de la superficie. Es que se le ocurrió que la corriente de 50 – 100 microamperios podía generarse directamente en la arteria por la inducción electromagnética, lo que permitiría que los electrodos se quedaran en la superficie del cuerpo sin la necesidad de la implantación durante todo el tiempo de la terapia.

El Dr. Beck desarrolló el método de la electrificación (purificación) de la sangre por medio de microcorrientes sin la intervención en el cuerpo humano. Los electrodos se colocan simplemente en la muñeca. Beck mismo empezó a usar su nuevo aparato. Primero colocó los electrodos en arterias cerca de los tobillos, después cambió varias veces el puesto, incluso probó dos puestos en el hombro, y acabó por descubrir que funcionaba bien también si colocaba dos electrodos uno cerca del otro en las arterias radial y ulnar junto a la muñeca (donde los médicos suelen palpar el pulso). Para encontrar la localización correcta y centrar los electrodos precisamente sobre las arterias se recomienda palpar cuidadosamente el pulso de cada arteria y marcar su localización con un marcador. Después configura simplemente la distancia de los electrodos en el generador y puedes empezar.

Bob Beck descubrió que las micro corrientes producidas por este generador Blood Purifier eran eficaces contra la mayoría del “fárrago” en la sangre – es decir, que destruían bacterias, virus, hongos y otros patógenos que no tienen nada que hacer en la sangre. El protocolo (procedimiento) elaborado por él ya lo han probado millones de personas en el mundo. El protocolo de Beck representa métodos de tratamiento por bajos costos, de los cuales el autor opina que jamás serán aceptados por la ciencia médica, ya que no generan ganancia.

El Dr. Beck luchó por el acceso revolucionario al auto tratamiento del hombre que es una solución segura, natural y a la vez barata de enfermedades infecciosas sin la intervención de médicos. Sus ensayos clínicos a largo plazo confirmaron que con ayuda de este procedimiento es posible luchar con éxito contra todos los virus, cáncer, hepatitis, lupus, constipación y la mayoría de otras enfermedades infecciosas. Incluidas las que actualmente no disponen de antibióticos, vacunas o tratamiento.

PROTOCOLO

El protocolo se compone de varios procesos, siendo el más importante y más eficaz el uso del Purificador de Sangre de Beck. Otros procedimientos ya sirven solamente para apoyar las ventajas del uso del generador Pulsos de Beck.

No se conoce efecto secundario alguno, ya que las corrientes de miliamperios que genera el Blood Purifier (Purificador de Sangre) de Beck son mucho más bajas que las que usan aprobados aparatos para la estimulación de músculos FDA, TENS, CES, etc., usados todos los días durante muchos años. Sin embargo, el aparato no debería ser usado por personas con marcapasos o desfibrilador implantados.

El sistema aporta las estimulaciones a la circulación normal de la sangre por medio de electrodos colocados en las muñecas. El lugar óptimo para aplicar los electrodos se pueden determinar por la palpación del pulso. La microcorriente terapéutica tiene una amplitud muy baja y el uso del equipo según el manual no causa sensaciones desagradables (A excepción del uso de la alta potencia). Los precios de las baterías son insignificantes y el usuario típicamente entre 20 a 50 días llega a la sorprendente “remisión espontánea” de muchas enfermedades que normalmente no tienen remedio. No hacen falta médicos, medicamentos ni otras intervenciones.

Está comprobado que la aplicación no tiene efectos secundarios nocivos a células sanguíneas ni tejidos. El obstáculo principal de esta solución evidentemente sencilla es la desconfianza y el hecho que el hombre tiene que asumir la responsabilidad por su propia salud – lo que es incomprensible para muchas personas en la sociedad de hoy, ya que desde pequeños aprendemos a buscar ayuda siempre en médicos en el caso de la enfermedad.

La medicina actual no tiene conocimiento alguno de estos procedimientos.

Según la opinión de Beck, basada en muchos años de experiencias con miles de enfermos, el uso del Purificador de Sangre aproximadamente 8 a 20 minutos al día durante tres o cuatro semanas neutraliza eficazmente más del 95% de virus, bacterias, hongos y microorganismos en la sangre.

En infecciones graves es posible prever el empeoramiento temporal del estado del paciente (sobrecarga del organismo por toxinas y residuos de microorganismos perecidos – reacción de Herxheimer) con tiempos de aplicación más cortos. El cuerpo necesita tiempo para despojarse de residuos tóxicos por la excreción. Simplemente, dura unos días o semanas más. De los demás problemas se ocupará el renovado sistema inmunitario aliviado y cargado de nueva vitalidad. En casos especiales, por ejemplo, para la diabetes, puede ser conveniente de tiempos más prolongados.

Los residuos y virus inmovilizados pueden ser expulsados naturalmente por riñones e hígado. Una neutralización más rápida es posible, pero Beck no la recomienda por motivo de las mencionadas reacciones desagradables que pueden presentarse durante la eliminación de toxinas. La cantidad de T-linfocitos puede bajar al principio (a causa de la descomposición de linfocitos afectados y su posterior liquidación por macrófagos), pero en 90 días debería volver a subir a valores normales.

Algunos usuarios tal vez, por supuesto, tras la “remisión espontánea”, quieran informar a su médico de este método, claro que sólo teórico. Pero sepa que las ELECTROTERAPIAS son suprimidas vehementemente o ignoradas por completo y por eso predomina la impuesta desconfianza hacia ellas. Los farmaceutas tratan de desacreditar la electro medicina ya desde el año 1910.

MÁS INFORMACIÓN
Link


Conexión del Zapper


Compra a través de Mercadolibre